Desde aquí puedes Compartir y guardar Bóveda de la Capilla Sixtina: Miguel Ángel en tu Marcador Social Preferido, o enviarlo por E-mail a tus Contactos.

Marcadores Sociales

E-mail

Enviar por Correo
Febrero 27, 2008

Bóveda de la Capilla Sixtina: Miguel Ángel

Escrito en: | MundoArte |

Como un reto y con cierto temor, Miguel Ángel aceptó su primer encargo pictórico, sin sospechar que se convertiría en un icono del arte.

Recomendado por Giuliano da Sangallo, el papa Julio II llama a Miguel Ángel en 1505, ansioso de conocer a este insigne escultor. Debía proyectar su tumba, pero un golpe del destino y la necesidad de reafirmación política lo consagró como pintor al fresco en una antigua capilla llamada Sixtina, levantada por el papa Sixto IV. Para ello realizó 343 imágenes a base de siete profetas, cinco sibilas, en las pechinas escenas heroicas de la historia judía como la victoria de David sobre Goliat, las historias de Esther y el castigo de Amán. Los temas centrales tratan la creación del Universo, la creación del hombre y la historia de Noé. Representó también a los antepasados de Cristo, en las zonas menos iluminadas.

Su estilo es eminentemente escultórico, con figuras musculosas. Por los bocetos, sabemos que incluso para las sibilas se valió de modelos masculinos. De todas formas hay enigmas como la mezcla sorprendente de la Antigüedad clásica con el programa teológico equiparándolos en rango. Las sibilas clásicas se equiparan con los profetas, y los ignudi, esas figuras sedentes de jóvenes desnudos, se destacan en la nave, flanqueando tondos dorados de significado oculto…

[ Continuar leyendo]


Volver a: Bóveda de la Capilla Sixtina: Miguel Ángel