Test de drogas | At home drug test | Centro de Desintoxicación
buscar
Español flagInglés flag






rellotge



Animales maltratados se recuperan en un eco-hotel en Santander

Un flamenco rosado hallado cautivo en el cañón del Chicamocha, dos tinajos que serían el festín en los 15 años de la hija de un juez municipal y un águila real a la que un cazador le destrozó un ala con un proyectil son algunos de los 62 animales que se encuentran en el eco-hotel Los Trinitarios, en San Gil (Santander), donde se recuperan de las agresiones humanas.

En una finca situada a 10 minutos de San Gil, en la vía a Socorro y en la vereda El Luchadero, cuatro personas hacen honor a este nombre, porque ‘luchan’ a diario para conservar una gran variedad de animales que llegan al lugar tras ser decomisados por las autoridades ambientales.

Zayra Miranda, administradora de la granja, y Luis Alfredo Barbosa, dueño del predio, se apoyan en dos personas más para cuidar, desde hace cuatro años, las especies que son capturadas y comercializadas de manera ilegal.

En esta clase de zoológico rural hay también una chimpancé, un venado, guacamayas, loros, pavas de monte, una mini babilla, un caballo, cabras y guacharacas que se recuperan de lesiones para retornar a su hábitat.

Los que han pasado mucho tiempo con personas y perdieron su instinto de caza permanecerán más tiempo al cuidado de los ‘tenedores de fauna’, como los llama la Corporación Regional Autónoma de Santander (CAS).

Los gastos, que llegan a 2 millones de pesos al mes, son financiados, en parte, por el dueño del eco-hotel que cobra a los visitantes 4.000 pesos por el ingreso a la granja.

“Lo que paga la gente que viene a observar a los animales no es suficiente, pero el señor Luis Alfredo lo hace todo con cariño porque le gustan los animales. Solicitó permiso a la CAS para abrir un hogar de paso y le dieron vía libre bajo el nombre de tenedor faunístico”, indica Miranda.

Las historias de las especies que han llegado al lugar parecen una triste fábula pero son reales.

Los huéspedes del ‘hotel’

El flamenco rosado, por ejemplo, fue hallado en el cañón del Chicamocha, a 780 kilómetros de La Guajira, su espacio original. Lo que equivale a que apareciera un camello en un nevado. El flamenco tenía una cadena atándole las patas. Nadie se explica cómo fue a parar a esa calurosa zona de Santander.

Una historia similar a la de un par de tinajos o guagua de montaña que fueron encontrados en un restaurante de Santander. Los tenían enjaulados y listos para ser cocinados.

Los dueños del restaurante dijeron que el juez los había pedido para la fiesta de 15 años de su hija.

Hace cuatro años llegó también un águila real, el habitante más viejo del eco-hotel. Fue decomisada en Mogotes (Santander), con una de sus alas destrozadas por un disparo que le propinó un cazador.

Fue necesario someterla a cirugías para reconstruir su extremidad y ahora está en una enorme jaula dispuesta de gigantes troncos y árboles que le permiten hacer vuelos cortos, pues su ala rota le impide durar mucho en el aire.

Los ambientalistas como Miranda, la administradora de la granja, indican que los espacios que sirven de albergues para animales hay que ajustarlos lo más cercanamente posible a lo natural.

Resulta paradójico afirmar que sin la colaboración del hombre los animales que llegan a este especie de refugios no sobrevivirían, pero es así, porque cuando la mano de un ser humano impronta a las especies se les quita la habilidad de subsistencia salvaje.

Contra estas circunstancias luchan en Los Trinitarios, donde hay animales que se salvaron de morir maltratados o en una olla.

Con la autorización de la Corporación Autónoma

El eco-hotel Los Trinitarios se encuentra legalizado bajo la figura ambiental de ‘tenedores de fauna’, que es promovida por la Corporación regional Autónoma de Santander (CAS) y consiste en entregar animales (que perdieron su habilidad natural de vivir en el medio que los cobijaba), a voluntarios que deseen protegerlos. Para ser tenedores de fauna se requiere voluntad, tener acreditado un predio rural y manifestar solvencia económica; ya que todos los gastos que requiera el cuidado de los animales corren por cuenta del lugar.

La CAS lleva un inventario de los animales que se entregan, da sugerencias y está pendiente de que los protectores los mantengan en buen estado. El ingreso de especies de manera unilateral está prohibido, solo la CAS puede hacer llegar animales allí.

“Hay gente que se inclina solo en aves, hay otros que solo quieren tener felinos. Ser tenedor faunístico no es solo tener buen corazón sino contar además con una logística definida o contratarla”, indica el veterinario de la CAS Luis Emilio Atuesta.

NICOLÁS GIGINO SÁNCHEZ
PARA EL TIEMPO
BUCARAMANGA

- [Fuente Original]

Proponer tu RSS para Últimas Noticias



MARIJUANA DRUG TEST COCAINE DRUG TEST







Patrocinador







Otros Reportajes:


Los más comentados:




Publicidad
DRUG TEST




Patrocinador
MARIJUANA DRUG TEST COCAINE DRUG TEST




Publicidad



En colaboración:
Fox   National Geographic Channel   Doctortest US   Foxlife   Guinness World Records   Phaidon   Blume   Editorial Planeta

| PortalMundos.com Internacional |
fltx Europa: España fltx América del Norte: México, US en español fltx América Central: Costa Rica, Cuba, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, Puerto Rico, República Dominicana fltx América del Sur: Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú, Uruguay, Venezuela

PortalMundos Factory, S.L. | 2000 - 2012 | Hosting Profesional por :: isyourhost.com ::