Test de drogas | At home drug test | Centro de Desintoxicación
buscar
Español flagInglés flag






rellotge



Ansermanuevo, en el Valle, es el pueblo donde los hombres se atreven a bordar y a calar

En silencio, después de volver de sus labores del campo, decenas de campesinos de Ansermanuevo, un pueblo del norte del Valle, sacan sus agujas y se ponen a bordar y a calar.

Uno de ellos es Alberto Aristizábal. Él tenía muy claro lo que quería hacer en el momento de pensionarse de la Policía: tener su finca y dedicarse a las labores del campo. Lo que no se le pasó por la cabeza fue que, además de criar gallinas, cerdos, cultivar café y plátano, se iba a dedicar a este oficio, que realizan, tradicionalmente, las mujeres.

Fue Luz Dary Bedoya, su esposa, quien con mucha paciencia le enseñó.

“Yo veía que él llegaba de las labores y se sentaba a ver televisión. Yo tenía muchos encargos y fue así como le pedí que me colaborara y le enseñé. Aprendió rápido y hoy nos ayudamos mucho”, cuenta Bedoya.

Ambos, a quienes la vida les dio un segundo aliento, pues ella es viuda y él separado, viven tejiendo, calando y bordando un amor que se sobrepone al machismo propio de la gente del campo.

Pero el asunto va más allá del amor al arte. La difícil situación económica ha llevado a los hombres de este pueblo a meterse en la tradición.

Trabajo por temporada

Términos como rococó, cáscara de piña, flor sobre malla, espina de pescado, entre otros estilos de calado, los utiliza Ricardo Salazar, de 50 años, quien desde hace 19 abandonó las labores del campo para hacer lo que más le apasiona en la vida: bordar y calar.

Hoy, tiene un taller en el municipio y genera cinco empleos directos y unos cien indirectos, pues en época de grandes pedidos va de casa en casa a entregar encargos a sus vecinos.

Según María Ruth Henao, subsecretaria de Cultura municipal, se estima que de los 22 mil habitantes del pueblo, por lo menos el 80 por ciento, entre hombres, mujeres y niños saben calar y bordar.

Con el fin de garantizar que el municipio siga siendo la capital mundial del calado, la Alcaldía, asociaciones de caladores y el BID proyectan el montaje de un taller en el que trabajarán 75 personas.

En este momento están en etapa de capacitación y, en dos meses, ya estarían produciendo.

La fama de los caladores de Ansermanuevo es tan alta que diseñadoras como Francesca Miranda los contrató para que hicieran el arte de la camisa que llevó Jerónimo Uribe, el hijo del Presidente, en su matrimonio.

Allí, es común ver a las mujeres calando en el andén de sus casas. Sin embargo, los hombres casi no se dejan ver y por eso hay que buscarlos dentro de sus hogares, en la intimidad de la sala o de su alcoba, donde, por largas horas, se sientan a trabajar.

“A los hombres todavía les da pena que los vean haciendo un oficio destinado a las mujeres”, relata Isbelia Mejía, quien durante 28 años fomenta el arte del calado en su municipio.

Mejía ha sido la maestra de hombres y mujeres que hoy dan sus primeras puntadas. Afirma que conoce casos de hombres que viven muy lejos del pueblo y que, con el jeep de turno, le envían los trabajos que realizan.

Holmes Ramírez cuenta que, cuando tenía 22 años, decidió abandonar la recolección de café, el corte de caña de azúcar y todas aquellas arduas labores físicas que demanda el campo para dedicarse a calar.

Hoy, con 34 años, tiene un oficio que le permite subsistir a través de las diferentes prendas que vende y exhibe en su taller.

“Yo quiero este oficio, porque con él he podido terminar mis estudios y ayudar a otros en la difícil situación económica luego de la crisis cafetera”, indica.

Jaír Leal, por ejemplo, llegó desplazado del Ecuador. Su actual esposa había viajado al país vecino en busca de oportunidades y encontró en el calado una forma de ganarse la vida.

“A mí no me da pena que me vean. Es un trabajo muy bonito y muy respetable y ojalá se siga heredando de generación en generación”, dice.

Así es el calado

El calado, para el que los pobladores utilizan el mismo tambor con lo que se borda, es un arte en el cual se dibuja un diseño sobre una prenda, sea camisa, falda o blusa.

Luego, siguiendo el rastro del lápiz, se deshila la tela y se empieza a realizar puntadas con una aguja.

CARLOS ANDRÉS ARBOLEDA
PARA EL TIEMPO
ANSERMANUEVO (VALLE DEL CAUCA)

- [Fuente Original]

Proponer tu RSS para Últimas Noticias



MARIJUANA DRUG TEST COCAINE DRUG TEST







Patrocinador







Otros Reportajes:


Los más comentados:




Publicidad
DRUG TEST




Patrocinador
MARIJUANA DRUG TEST COCAINE DRUG TEST




Publicidad



En colaboración:
Fox   National Geographic Channel   Doctortest US   Foxlife   Guinness World Records   Phaidon   Blume   Editorial Planeta

| PortalMundos.com Internacional |
fltx Europa: España fltx América del Norte: México, US en español fltx América Central: Costa Rica, Cuba, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, Puerto Rico, República Dominicana fltx América del Sur: Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú, Uruguay, Venezuela

PortalMundos Factory, S.L. | 2000 - 2012 | Hosting Profesional por :: isyourhost.com ::